Rusia

Rusia

Este es el lugar donde me sentí la persona más pequeña del mundo. Los edificios imponentes, súper característicos de Rusia, además de dejar boquiabierto a cualquiera, impresionan y mucho. Pero no solo estas maravillas de arte arquitectónicas, también su infinidad de parques (súper bien cuidados, por cierto), la historia detrás del país y el sentimiento de hermandad entre su pueblo. En Rusia siempre te van a quedar cosas por ver. Y siempre vas a flipar a cada paso que des. A cada nueva calle recorrida, nuevo tesoro descubierto. 100% probado. En Rusia no solo aluciné por su cultura y arquitectura, sino también por su peculiar gente, sus características matrioshkas y su gastronomía. Me infiltré como pude en su cultura y me lo pasé pipa con la compañía que escogí. Tanto es así, que perdimos el transporte de vuelta a casa. Pensaba que era error nuestro por la poca planificación, comunicación y asignación de roles. Pero creo que era Rusia mandándonos señales. Nos quería en su casa.

 

rusia
rusia
rusia
rusia
rusia
rusia
rusia
rusia
rusia
rusia
rusia
rusia
rusia
rusia
rusia
rusia
rusia
rusia
rusia
rusia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »